GET ORDAINED

Published: Friday, May. 20th, 2022

Cómo oficiar un funeral o servicio conmemorativo

Si te han invitado a llevar a cabo un funeral, servicio conmemorativo o vigilia por primera vez, probablemente te sientes honrado–y un poco abrumado. Ayudar a amigos y familiares a recordar a un ser amado es una labor importante que requiere paciencia, compasión y entendimiento. 


Para ayudarte a poner manos a la obra, he aquí respuestas a algunas preguntas comunes, incluyendo quién puede llevar a cabo un funeral o servicio conmemorativo, como planearlo y que vestir en ese día.


Estos consejos pueden ser útiles para ministros ya ordenados así como para amigos y familiares que sean invitados a participar.

 

(Ordenate en línea con AMM aqui)

 

 


¿Cuál es el papel que juega un ministro en un funeral o servicio conmemorativo?


El papel de un ministro/oficiante en un funeral o servicio conmemorativo es el de ayudar a amigos y familiares a honrar la vida y la muerte de un ser amado. Los ministros le proporcionan a los amigos y familiares una oportunidad de lamentarse en cualquiera que sea la manera que necesiten para sanar. Lo hacen al practicar compasión, escuchando cuidadosamente y presentándose bien preparados, listos para  emitir una elegía auténtica y significativa. El poder navegar con gracia cambios de último minuto, emociones difíciles y contratiempos imprevistos es también esencial.


Ministros con experiencia en oficiar bodas podrían sorprenderse al ver lo similares y valiosas que son sus habilidades al dirigir un funeral o servicio conmemorativo. Mientras cualquiera puede llevar a cabo estas ceremonias,ciertas cualidades como compasión, mentalidad de servicio, facilidad de palabra, organización y compostura califican a los ministros ordenados muy particularmente.

 

 

Una mujer con cabello rojo sostiene un pañuelo en su rostro mientras llora durante un servicio conmemorativo. El ministro/oficiante sostiene su mano para consolarla.
Compassion, mentalidad de servicio, facilidad de palabra, organización y compostura son cualidades esenciales para llevar a cabo un servicio conmemorativo.

 


Cual es la diferencia entre un funeral, un servicio conmemorativo, un velorio y una vigilia?
 

Todos estos con términos comunes, pero ¿qué significan realmente?

 
Los Servicios Conmemorativos son remembranzas del fallecido. Cuerpos, ataúdes y restos crematorios NO están presentes en los servicios conmemorativos. A menudo se llevan a cabo antes o después del funeral o entierro como tal (o en lugar del servicio funerario). Estas ceremonias son usualmente una mezcla de elementos formales e informales y pueden ser ocasiones solemnes o celebraciones de la vida del difunto. Cualquiera puede dirigir un servicio conmemorativo.

 

Los Servicios Fúnebres/ Funerarios son usualmente formales e incluyen generalmente un entierro o una cremación, aunque un servicio fúnebre puede tener lugar un o dos días antes del entierro. Cuerpos, ataúdes y restos crematorios SI están presentes durante un funeral. Es por esta razón que casi siempre se llevan a cabo en una funeraria, panteón o mausoleo. Como tienden a ser formales, los funerales se llevan a cabo más frecuentemente por ministros ordenados y otros clérigos.


Los Velorios y Vigilias son eventos informales que permiten a amigos y familiares lamentarse por un ser amado en la presencia y compañía de otros. Cuerpos, ataúdes y restos crematorios están presentes en estos eventos. Normalmente se llevan a cabo en el hogar del fallecido pero también pueden hacerse en las funerarias. Diferentes culturas tienen tradiciones diferentes para velorios y vigilias. Por ejemplo, los velorios de los antiguos Celtas e Irlandeses eran largas fiestas que duraban toda una noche. Cualquiera puede dirigir una vigilia o velorio.

 

Vista de espaldas, una familia, todos vestidos de negro, caminan en un cementerio tomados de la mano
Cada cultura tiene sus propias tradiciones para servicios conmemorativos, funerales, velorios y vigilias.

 

 


Planeando la Ceremonia

 

Ministros experimentados en otras ceremonias, especialmente aquellos que han trabajado como oficiantes de bodas, podrían sorprenderse con lo parecido que puede ser planear un funeral o servicio conmemorativo. Pero si estas habilidades son nuevas para ti, no te preocupes, se hacen más sencillas con la práctica. Recuerda, te han pedido que lo hagas por una razón!

 


1. Reúnete con la familia y amistades del difunto

 

Primero, reúnete con la familia y amistades del finado. Un buen lugar por donde empezar es definir el tono y sentimiento que tendrá la ceremonia. Será una celebración de Vida festiva, un momento de duelo sosegado o algo mas?  

 

Es conveniente preguntar qué es lo que a la familia le gusta (o disgusta) acerca de los servicios conmemorativos o funerales en general, y cuáles de esos elementos les gustaría incluir o evitar. Decidan si será formal o informal, religioso, espiritual o no religioso, y si desean incluir algunas lecturas en especial, escritos o música. Pregunta si otros amigos o familiares desean hablar en la ceremonia y que tan largo desean que sea el servicio.
 
Ahora, aprende lo mas que puedas acerca del finado: Cuales son las memorias favoritas que tienen del difunto? ¿Cuáles son sus logros más distinguidos y momentos más felices? ¿Qué música o pasatiempos amaban?  ¿Cómo era su sentido del humor? ¿Cómo vivieron su vida? Si es posible, pídele a los familiares que traigan fotos a la reunión (u otros objetos que les recuerden a su ser amado) para ayudarles a compartir sus recuerdos y darle contexto a la ceremonia.

 

Antes de que termine la reunión asegúrate que sabes donde y cuando será llevado a cabo el servicio y quien será tu contacto principal de ahora en adelante. Pregunta cómo prefieren ser contactados–tener compasión es clave!

 


2. Bosqueja y practica la elegía

 

A continuación, utiliza toda la información que has reunido para delinear una elegía y guión ceremonial. Tu guión debe incluir lo que planeas decir en el servicio y otros detalles importantes, como los nombres y el orden de aquellos que participan (ya sea leyendo poemas o escritos, tocando música o simplemente hablando desde el corazón).

 

Tu primer borrador probablemente necesitará un poco d e trabajo–¡está bien! Lee la elegía en voz alta para que escuches como suena al ser pronunciada. Editala y practica conforme vayas necesitando, hasta que tu discurso sea suave y natural. 

 

Comparte un borrador inicial con tu punto de contacto principal para retroalimentación. Haz los cambios necesarios y continua practicando. No necesitas (y no deberías) memorizar  el discurso, pero las palabras deben sentirse familiares y cómodas para ti antes del servicio.

 

 

3. Haz copias de todas las lecturas especiales

 

Haz una copia (o dos) de cualquier lectura que sea seleccionada para la ceremonia. Tener tu propia copia es útil porque así sabrás el tiempo aproximado que cada persona necesitará para hablar y tendrás una copia de respaldo en caso de que olviden la suya. Todo lo que puedas hacer para hacer más fácil su día es importante! 

 

Tal vez ellos te pidan sugerencias acerca de qué decir o leer. Una búsqueda en internet de escritos apropiados, poemas para decir adiós, o canciones del corazón te puede arrojar muchas opciones y puedes incluso considerar algo escrito por el autor o músico favorito del difunto. Algunas personas disfrutan leyendo obras escritas por el difunto mismo, incluyendo cartas.

 


4. Presentate temprano

 

Planea llegar temprano – al menos 30 minutos antes. Date suficiente tiempo para ayudar a preparar el servicio. Verte calmado y sereno antes de la ceremonia le dará a la familia paz mental.

 

 

Un ministro/oficiante sostiene el discurso mientras dirige el funeral o servicio conmemorativo al frente de la familia y amigos del finado.

 Pregúntate a ti mismo, ¿Cuál es la mejor manera en que  puedo presentarme ante la familia y al mismo tiempo honrar al difunto? 


 

Presentando la elegía

 

Lo más importante que hay que recordar en el día del servicio es que tu estas ahí para propiciar sanación y remembranzas–en cualquiera que sea la manera que los amigos y familiares elijan!


Pregúntate a ti mismo, ¿de qué manera puedo presentarme ante ellos y al mismo tiempo honrar al difunto? Este debería ser el principio guía detrás de tu tono y discurso, y también te ayudará en tus intercambios con otros invitados.

 

Ya sea que te hayan solicitado que prepares algo animado y divertido, más como una fiesta que un funeral, o un sermón formal con un periodo largo de oración y silencio, lo mejor es que te presentes como tu yo auténtico. Apégate a tu guión, no leas demasiado rápido y tomate tu tiempo.

 

Se tu mismo, sé respetuoso y preparate y lo harás de maravillas

 


Qué vestir


Al decidir que vestir en un funeral, considera el nivel de formalidad y siempre quedate en el lado cauteloso. Es mejor ir un poco más elegante que inadecuado, porque esto expresa más respeto. Esto aplica para los ministros e invitados igual. 

 

Unos pantalones sencillos, una camisa de vestir, saco y corbata o pantalones de vestir con una blusa moderna y/o un blazer funcionan usualmente. Negro solido es lo tradicional, pero si es demasiado oscuro o sombrio para el evento, puedes optar por gris o azul marino, con disenos o vivos sencillos. La corbata debe caer justo a la altura del cinturón y otros accesorios deben combinar o complementarse entre ellos.

 


Recuerda!

 

Ayudar a seres queridos a honrar la memoria de alguien que han perdido recientemente es una gran oportunidad y un regalo. Seguramente habrá algunas lágrimas y ojalá algunas sonrisas y carcajadas también. Si tú enfrentas el día con paciencia, compasión y entendimiento, tú estarás en la mejor posición para escribir una elegía significativa y crear un espacio de celebración y sanación.


...

 

 

 

Espera, porque estamos hablando de servicios fúnebres en American Weddings?
 

Aquí en el blog de American Weddings pasamos mucho tiempo hablando de ceremonias de bodas. Tiene sentido…las ceremonias de bodas (y los oficiantes de bodas) son geniales! Y ellos son nuestro objetivo principal y nuestra pasión.

 

Pero los ministros de AMM no solo casan gente. Cuando lo deciden, sus papeles se pueden extender más allá, apoyando sus comunidades de maneras muy importantes, y celebrando no solo nuevos inicios, sino finales también. ¡Esto merece ser resaltado! 


La ordenación mediante American Marriage Ministries les da a nuestros ministros todos los mismos derechos y protecciones que tienen los ministros ordenados mediante iglesias de piedra y ladrillo.

 

Como un Ministro de AMM (o reverendo, pastor, oficiante o el título que prefieras), tu derecho a dirigir ceremonias religiosas de todas las formas está protegido por la cláusula de no establecimiento religioso de la primera enmienda. Mientras que muchos de nuestros ministros dirigen sólo ceremonias de bodas, otros dirigen también bautizos, funerales, bendiciones a bebés y otros rituales significativos.


Aprende más acerca de lo que significa ser un Ministro de AMM visitando nuestra página de FAQs.

 


 

 

Read this article in English: 

 

 


 

También te puede interesar:

 

 

Leer más artículos de AMM en español

 


 

GET ORDAINED
WITH AMM

Become a Wedding Officiant with Our Free Online Ordination!